Desratización.

Las ratas son vectores de enfermedades, destruyen nuestras propiedades y compiten por nuestra comida almacenada. Por lo anterior es imperativo controlarlas y para ello se ha definido la desratización como el conjunto de técnicas de saneamiento que se emplean para el control o exterminio de roedores.

El tratamiento se basa en la aplicación, control y reposición permanente de puntos de cebadura de rodenticidas ENCERADOS, LÍQUIDOS, PELLETIZADAS, POLVO Y/O CEBO FRESCO de segunda generación, de efecto anticoagulante, y con gran resistencia a la humedad, al interior de estaciones cebadoras tubulares, bebederos o cebos en bolsas de papel. Estos sistemas de control se encuentran claramente señalizados y rotulados para evitar su manipulación por parte de terceros.

La disposición de mecanismos de control será en función de líneas de defensa establecidas como cordones perimetrales, exteriores de edificios y puntos críticos.

Los métodos mencionados se complementan con trampas de captura viva, trampas de control mecánico, trampas pegajosas, monitoreo de placebos, entre otras. Además del control físico y cultural.  Ambos buscan evitar la entrada y multiplicación de roedores son fundamentalmente preventivos. (Cierre hermético de contenedores de residuos y la instalación de rejillas en conductos de aireación, brazos hidráulicos en puertas, entre otros).